Amnistía Internacional basa su trabajo en la definición de la Declaración de las Naciones Unidas sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Según ese texto, por violencia contra las mujeres se entiende:

“[T]odo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o sicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada.”

La violencia de género contra las mujeres es la violencia dirigida contra la mujer porque es mujer o que la afecta en forma desproporcionada.

Las interpretaciones progresistas de esta definición afirman que los actos de omisión, como la desatención o la privación, pueden constituir violencia contra las mujeres. Algunos consideran que la violencia estructural, es decir, el daño derivado de los efectos de la organización de la economía, es también una forma de violencia contra las mujeres.

La violencia contra las mujeres puede ser física, psicológica y sexual.

Violencia en el ámbito familiar

En esta categoría se incluyen:
las palizas de la pareja, padre o hermanos;
los abusos sexuales de niñas y jóvenes en el hogar a manos de familiares;
la violencia relacionada con la dote;
la violación marital;
la mutilación genital femenina y otras prácticas tradicionales lesivas para la mujer.

También se enmarcan aquí los abusos contra las trabajadoras domésticas, como:
la reclusión;
la brutalidad física;
las condiciones de esclavitud;
la agresión sexual.

Violencia en la comunidad

Incluye las siguientes formas de violencia:
la violación, los abusos sexuales, el acoso y la agresión sexual en el trabajo, las instituciones educativas y otros lugares;
la trata de mujeres;
la prostitución forzada;
el trabajo forzado;
la violación y otros abusos a manos de grupos armados.

Violencia del Estado

Esta categoría engloba:
los actos de violencia perpetrados o tolerados por policías, guardias de prisiones, soldados, guardias de fronteras, funcionarios de inmigración, etc.;
la violación a manos de las fuerzas gubernamentales durante los conflictos armados;
la tortura bajo custodia;
la violencia contra las refugiadas a manos de funcionarios.